viernes, agosto 26, 2005

GPD, recomendado


San Marcos al Día, uno de los blogs más visitados de la blogosfera peruana, nos envía el siguiente mensaje: "Estimados amigos, les comunicamos que su bitácora ha sido incluido como Weblog Recomendados en la sección de Estudiantes del sitio web de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos".
Todo un aliciente pare este equipo que apuesta por la divulgación y el intercambio de experiencias sobre las nuevas herramientas de comunicación.

martes, agosto 09, 2005

Periodismo digital, blogs y algo más

Como encierra conceptos sobre periodismo digital, weblogs, herramientas de comunicación, páginas web, entre otros, reproducimos el siguiente texto publicado en el weblog Letra Suelta, en el que trata un tema sobre la relación inquebrantable entre el periodismo y los blogs.


Periodismo y blogs: debate interminable
La presunción le costó caro al mexicano Mario Campos Cortes, quien había obtenido una entrevista exclusiva con Vicente Fox para el “blog” Enterátehoy, donde decía: “A 17 meses de entregar la banda presidencial, Vicente Fox dice sentirse tan entero como cuando andaba en campaña...En la primera entrevista concedida por un Mandatario a un blog, el Presidente expresa sus opiniones sobre diversos temas y actores”.

A simple vista, el espacio que utiliza Campos no parece un blog, sino más bien una página web con todas sus virtudes y defectos. Este detalle desató un debate algo acalorado. Y eso lo pueden comprobar al leer la bitácora de Eduardo Arcos.
Lo que si no concuerdo con Arcos es cuando escribe: “la nueva técnica viciada del periodismo tradicional: “hey, tenemos que subirnos al ‘carro’ de los blogs”.

No hay que cerrar las puertas a nadie. Los weblogs son herramientas de comunicación y punto. Por esa razón periodistas o no tienen toda el derecho de utilizar ese espacio para publicar vivencias, notas, comentarios, entrevistas, entre otros.

Es cierto también que el colega mexicano Campos confundió las cosas. De ninguna manera una página web es lo mismo que un blog. En consecuencia: sólo hay que reconocer el esfuerzo de Campos por la conseguir la entrevista. Y esa es una ventaja de un hombre de prensa (digital): contactos y habilidad para encontrar la noticia. Nada más.

Censura a los periodistas
Por otro lado, no comprendo como en el blog Plaza de la patria se pueda redactar algo así: “Para algunos, la blogósfera debe ser químicamente pura. Los bloggers son los bloggers, ciudadanos que abren un blog y comienzan a escribir. No pueden ser periodistas, por ejemplo, porque eso ya hace una diferencia. No es un asunto tan sencillo, pero tan difícil de explicar tampoco”.

Vaya dictadura. Después de tiempo leo algo así. No sabía que ser periodista es un “pecado” e impedimento para tener un blog. Vaya dictadura. Acaso no recuerdan que los que más “ruido” han hecho en los blogosfera son los blogs de raíz periodística.

En fin, este tema es interminable, pero lo que no se puede aceptar, en un medio como la Internet, los cierras puertas ni mucho menos las cofradías.

lunes, agosto 01, 2005

Blogs y la escritura

El escritor mexicano Alberto Chimalsu tuvo la gentileza de enviarnos el texto que leyó en la Primera ConferenciaWeblogs.Comunicación, celebrada recientemente en la ciudad de México.
Blogs y la escritura
1
Cada cierto tiempo aparecen, en los diversos medios mexicanos, artículos y reportajes sobre los blogs. Muchos de ellos se refieren a las bitácoras electrónicas como una alternativa o por lo menos una nueva herramienta para la literatura, y tienden a acercarse, para hacerle preguntas sobre la blogósfera, a los escritores (en el sentido tradicional del término) que nos hemos metido en ella, que hemos puesto o discutido sobre bitácoras. Pero actuar así es injusto: ni las posibilidades del blog se agotan la literatura o sus alrededores, ni los bitacoristas o blogueros o bloggers necesitan asumirse todos como literatos o habitantes del mundo “cultural”, ni las autoridades de un medio, de un estrato social o de un oficio, lo son necesariamente de otro.
La cuestión es compleja, y si de un lado se le simplifica en exceso, del otro también: por lo menos, en muchas bitácoras que frecuento o en las que me he detenido en algo más de tres años de paseos por esta región del ciberespacio, se describe a los escritores como una minoría vanidosa, petulante, que pretende convertirse en la élite de un medio al que no debería tener acceso en absoluto; que sólo emplea sus conexiones a Internet como extensiones de sus máquinas de escribir o sus procesadores de texto, y cuyos blogs, cuando se dignan tenerlos, son depósito de presunciones y arrogancias, de expresiones caducas y párrafos interminables, de textos que ya no dicen nada a quienes los leen impresos y menos dirán todavía desde una pantalla. O, peor todavía, son simples carteleras de eventos, anuncios de narcisista o de mercachifle. Para esas personas, en fin, los escritores parecemos menos interesados en participar en una comunidad que en presumir sabidurías dudosas o en luchar por un poder que casi con seguridad no existe y que, de tener alguna realidad, no la tiene en la red.
Pero esto no es verdad. De serlo, de ser cierto en todos los casos, estas palabras no habrían sido escritas y no las hubiera dicho en su momento (aunque los organizadores de la conferencia, según me dijeron, temían que no fuese a aceptar la invitación de hablar ante su público). Pero ya que nos encontramos aquí, me gustaría discutir brevemente algunas de las partes no exploradas del problema de los blogs y la escritura. Sólo aviso que debo empezar haciendo un poco de historia.
2
El mito del escritor es de los más antiguos porque es el mito del poeta o del contador de historias: del miembro de una comunidad que, para beneficio de ella, se dedicaba a crear o a preservar grandes historias, a expresar los hechos más tremendos y más conmovedores, a servir como depósito de una memoria fiel, capaz de vivir más que cualquier individuo y de preservar la identidad de su tribu, de su nación o de su pueblo.
Ahora, como sabemos, las cosas son distintas: la literatura no es la práctica más popular de la cultura de occidente ni de la especie humana, y no tiene el lugar privilegiado que tuvo en otros tiempos como memoria ni siquiera como entretenimiento, medio de comunicación o herramienta para comprender al mundo. (Hasta sus posibilidades de explorar la naturaleza humana, de articularla y plantearle preguntas, le podrían ser arrebatadas si “lo humano”, como se le entendía hasta el siglo XX, es una idea cuyo tiempo ya pasó y si, por lo tanto, las conferencias sobre blogs de aquí a un par de siglos serán presididas por cyborgs, inteligencias artificiales y sólo uno que otro ser de carne obsoleto y extraviado.)
No es posible negar que la mera especialidad del escritor: el trabajo con el lenguaje y la comprensión del lenguaje como creador de nuestras ideas sobre el mundo, sigue teniendo sentido; pero he dicho lo que antecede porque la relación de los escritores con el resto de las sociedades humanas, en especial en países como éste, se ha vuelto problemática. Sin el puesto de gran importancia que claramente era suyo en otro tiempo, muchas personas creen que dedicarse al lenguaje es poco o nada y consideran que los escritores somos inútiles. No “generamos” empleos, no producimos riqueza material y no tenemos poder por nosotros mismos; somos peso muerto, al igual que las masas sin empleo, las culturas “exóticas” y tantas otras cosas.
Peor todavía, tenemos esa mala fama que no siempre es injusta. Desde la antigüedad, el trabajo de ser “memoria de una cultura” ha sido mucho más accidentado que en la imagen ideal del mito, y numerosos narradores, poetas, creadores de todo tipo se han acercado, para sobrevivir aunque también para obtener privilegios, al poder: a los individuos o los grupos más encumbrados de su lugar y su tiempo. No todos, insisto, optan por ese camino, pero quienes lo siguen terminan por hablar sólo en nombre de unos cuantos o, peor todavía, de un programa político, una campaña, una serie de postulados ideológicos o mercantiles.
En México no han faltado personas en esa situación, y se han destacado mucho en la imaginación popular en el último siglo debido a que el sistema político mexicano, que durante tantas décadas fue una dictadura de partido único, se valió del trabajo de numerosos escritores para difundir e imponer su visión del país: de qué significaba ser mexicano y cuáles eran las actitudes, preocupaciones y convicciones apropiadas para todos.
Por esta razón, todavía ahora, con todo y globalización, se dice en México que los libros valen en tanto sean “reflejos fieles” de la realidad, y en especial de la realidad política; por eso la definición de intelectual en México (es decir, de quien cultiva el intelecto: el pensamiento) sigue siendo, palabras más o menos, la que dio Gabriel Zaid: la persona que opina sobre asuntos de interés público e influye sobre las élites.
3
La blogósfera está lejos de ser un medio perfectamente democrático, abierto por igual a todos. Pero está, junto con el resto de Internet, más cerca de ese ideal que cualquier otra invención de la especie: más cerca de ese regreso al origen mítico de las comunidades humanas, aquellas que tenían su poeta o su contador de historias. Además, la forma en la que se crean la mayoría de las bitácoras: en solitario y ante la pantalla blanca del computador, recuerda otro mito: el del trabajo solitario del escritor, quien se aparta del mundo para crear sus textos que hablan del mundo, que está y no está entre los otros.
De modo que los escritores que nos aproximamos a las bitácoras podríamos sorprendernos mucho al reflexionar sobre las consecuencias a largo plazo del uso estas herramientas: todo es virtual, las gentes a las que se habla no están en parte alguna, pero por todos lados aparecen comunidades que de otra forma no se habrían formado, centradas en tableros de mensajes o en listas de comentarios, hablando alrededor de los dichos de uno o conversando desde grandes distancias, enlazados por puentes de texto y alertas mutuas.
Por otro lado, países como México parecen haber nacido bajo el mando de un poder monolítico, que alienta la pasividad y la indiferencia y que no ve con buenos ojos la transgresión de las barreras sociales. Y por esta razón, en relación con el tema que nos ocupa, muchos escritores ven a los blogs con malos ojos: porque sirve (o tal vez debería servir) como un medio para que haya más voces más diversas sobre los asuntos de interés público, sobre la definición de nuestro propio ser, sobre qué significa habitar una historia o un país. Por esta razón, además, las bitácoras que se crean desde una postura elitista, destinada a propiciar conversaciones eruditas y especializadas entre unos pocos elegidos, casi siempre duran poco: se extinguen porque el esfuerzo tiene sentido en las páginas de una revista, en conventículos o en fiestas de postín, pero no en la pobre blogósfera, en la que es tan fácil tropezarse al azar con cualquiera y tan difícil hacerse el inaccesible de manera exitosa.
Y por eso la discusión, en general, es tan pobre. La objeción más habitual que se hace, en esos ámbitos, a los creadores de blogs es la pobre calidad de lo que escriben, y que los más de nosotros no somos Cervantes, y muchos rondan lo ininteligible: el silencio. Pero debería ser posible hablar de algo más que de los malestares y los prejuicios habituales, y tal vez deberíamos intentarlo aquí.
Por último, me complace decir que no todas las personas interesadas en la literatura y en la escritura se meten en la blogósfera con la misma pedantería, ni todos los que simplemente se ponen a escribir, sin tener un programa ni una poética, son ilegibles. Estas palabras están enlazadas, cada una, con distintas bitácoras cuyo sentido es distinto: una muestra pequeña de blogs cuyos acercamientos a la escritura recobran los mitos de los que hablé con imaginación y apertura, y tal vez permitan hasta figurarnos, otra vez, muchas memorias, muchos acopios de lo que nos une (todavía) como especie.